¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

¿Las mujeres se están acostumbrando a la idea de hacerse trasplantes capilares? Seamos sinceros: las estadísticas no son muy prometedoras. Las cifras que publicó la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración Capilar (ISHRS) el año pasado muestran que el 87% de las intervenciones de trasplante capilar realizadas por los miembros de la organización se hicieron en pacientes masculinos. Esto deja a las mujeres muy atrás. Sin embargo, es probable que esas estadísticas no estén reflejando toda la realidad. Recientemente, muchas clínicas de restauración capilar han reportado que el interés de las mujeres por estos procedimientos ha aumentado bastante. ¿Ha cambiado algo? ¿Acaso ahora las mujeres están recurriendo a los trasplantes capilares para restaurar su cabello y aumentar la densidad en la coronilla?

Vamos a averiguarlo.

¿Qué es lo que desanima a las mujeres?

Tradicionalmente, a las mujeres no se les ha animado mucho a someterse a trasplantes capilares. Todo lo contrario. Existen historias de clínicas de restauración capilar que rechazan a sus clientes femeninas, alegando que las mujeres no son buenas candidatas para las cirugías capilares. Esta creencia errónea se deriva del hecho de que el injerto capilar puede no ser adecuado para todos los casos de pérdida de cabello.

Por ejemplo, muchas mujeres presentan un patrón de debilitamiento capilar difuso, condición que supone un desafío mayor. En efecto, las calvas o puntos de calvicie bien definidos son más fáciles de tratar. Esto se debe a que las posibles zonas donantes también pueden ser vulnerables a la caída del cabello, lo que significa que la extracción de injertos de esas zonas puede ser problemática. Esto no quiere decir que el trasplante no se pueda hacer, sino que se necesita un cirujano que sepa cómo superar esos escollos.

Además, hay que tener en cuenta el estigma social que pesa sobre las mujeres que sufren calvicie. Aunque este tipo de actitud también afecta a los hombres, podría decirse que la presión social es mayor en el caso de las mujeres. El ideal de belleza femenina está ligado a una cabellera densa y abundante. Cuando a una mujer se le empieza a caer el pelo, es más probable que intente ocultar esa pérdida con un nuevo peinado, o cubriéndose la cabeza; en vez de arriesgarse a hacer el ridículo y ser juzgada por someterse a un trasplante capilar.

Los hombres también tienen una lista cada vez más larga de figuras famosas a las que seguir. Parece que cada semana sale un nuevo deportista o actor que habla abiertamente sobre aquel trasplante capilar que le cambió la vida. Esto no sólo le da publicidad al tratamiento, sino que contribuye a normalizarlo. Facilita que el hombre promedio tome la misma decisión. ¿Pero qué pasa con la mujer promedio? ¿Dónde están sus referentes?

Sin embargo, a pesar de estos obstáculos, cada vez son más las mujeres que toman la decisión. ¿Qué es lo que ha cambiado?

Bajo mantenimiento

¡Llegó la hora! Finalmente ha llegado el tratamiento de restauración capilar adecuado. Durante décadas, las mujeres han tratado de controlar la caída del cabello con una serie de métodos ineficaces e insatisfactorios. Las pelucas y las extensiones son soluciones imperfectas, que requieren mucho mantenimiento y sustituciones periódicas. En cambio, el trasplante capilar es un procedimiento que se realiza una sola vez, y que brinda resultados permanentes. Este es un gran atractivo para las mujeres que quieren “operarse y olvidarse del asunto”.

Los trasplantes capilares modernos se ajustan perfectamente a esa descripción. Y no sólo eso, sino que el público en general es cada vez más consciente de que la cirugía de trasplante capilar puede ofrecer grandes resultados. La cobertura de los medios de comunicación ha ayudado a llamar la atención sobre los avances técnicos que han marcado la diferencia, tanto en el proceso como en los resultados. Los métodos menos invasivos, como el de extracción de unidades foliculares (FUE), no sólo ofrecen un cabello natural y grueso, sino que lo hacen con mucho menos dolor, prácticamente sin dejar cicatrices, y con mucho menos tiempo de reposo.

A esto hay que añadir el auge que han tenido las técnicas de extracción que no requieren afeitado, las cuales también han contribuido a que aumente la cantidad de mujeres que acuden a las clínicas de restauración capilar. Al fin y al cabo, ¿quién quiere pasar meses con una calva en la cabeza, esperando a que le crezca su cabello nuevo?

Trasplantes capilares

Las mujeres son cada vez más conscientes de lo que pueden lograr los trasplantes capilares. Por eso los trasplantes de entradas han ganado tanta popularidad. Suelen utilizarse para tratar las entradas naturalmente altas, las cicatrices, o la alopecia por tracción causada por extensiones, peinados recogidos, productos químicos o accesorios pesados.

Además, estos procedimientos pueden realizarse de forma que se vean totalmente naturales. Este factor es especialmente importante para las mujeres, ya que ellas suelen ser juzgadas con más dureza por cualquier desperfecto en su imagen. Un cirujano experto en trasplantes capilares puede crear una línea de nacimiento del cabello que crezca igual que el cabello natural del receptor, ¡porque se usa el cabello natural del receptor! De esta manera, el trasplante capilar permite alcanzar un resultado impecable.

Conclusión

Hace tiempo que las mujeres empezaron a aprovechar las oportunidades que ofrece la cirugía de trasplante capilar. La caída grave del cabello puede afectar directamente su feminidad, golpeando su identidad y su autoestima. Por fortuna, muchas ya se han dado cuenta de que no tienen por qué resignarse.

Si quieres saber si un trasplante puede ser la respuesta a largo plazo para tu problema de pérdida capilar, Vinci Hair Clinic es tu mejor aliada. Les ofrecemos una consulta gratuita a todas nuestras clientas nuevas. Sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros y concertar una cita. Puedes asistir a tu consulta en una de nuestras clínicas, o puedes hacerla por teléfono, mediante fotografías. ¡Resérvala hoy mismo!