¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

Hasta hace no mucho tiempo, se consideraba que la calvicie era un problema exclusivo de los hombres. No es que las mujeres no la sufrieran, sino que simplemente no se hablaba de ello. Por fortuna, esa situación ha cambiado. Famosas como Tyra Banks, Viola Davis y Jada Pinkett Smith han hablado en los medios de comunicación sobre sus problemas con la caída del cabello, allanando el camino para que más mujeres hablen del tema. Es una gran noticia, ¡porque hay mucho de qué hablar! En este artículo vamos a contribuir a esa conversación. Vamos a analizar las causas de la calvicie de patrón femenino (CPF), y veremos cuáles son algunos de los tratamientos para esa afección. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es?

También conocida como pérdida de cabello de patrón femenino, o más correctamente, alopecia androgénica, la CPF es la causa más común de pérdida de cabello en las mujeres. Se calcula que alrededor del 40% de las mujeres experimentan una caída notable del cabello antes de llegar a los 50 años. Esta condición se caracteriza por un adelgazamiento gradual del pelo del cuero cabelludo. Aunque no se conocen con exactitud sus causas, se cree que hay varios factores interrelacionados que contribuyen a su desarrollo.

Causas

Los factores genéticos desempeñan un papel importante en la aparición de la CPF. Si tienes padres o parientes cercanos que han sufrido pérdida del cabello, tú puedes tener mayor tendencia a desarrollarla. Esto se debe a que los genes pueden influir en la sensibilidad de los folículos pilosos a andrógenos como la dihidrotestosterona (DHT), y las mujeres con una mayor sensibilidad a estas hormonas pueden sufrir una miniaturización de los folículos pilosos, lo que provoca la aparición de un cabello más fino, con ciclos de crecimiento más cortos. El término “alopecia androgénica” es una clara referencia al importante papel que cumplen los andrógenos en la caída del cabello, tanto en hombres como en mujeres.

El envejecimiento también puede hacer que las mujeres sean más susceptibles a los efectos de los andrógenos. Además, el envejecimiento ralentiza el crecimiento del cabello, provocando un adelgazamiento más evidente.

Los desequilibrios hormonales que dan lugar a niveles elevados de andrógenos pueden desencadenar o acelerar la CPF. Esto puede ocurrir en cualquier etapa de la vida de la mujer, pero es más frecuente durante la menopausia.

Hay algunas enfermedades que pueden contribuir a la caída del cabello en las mujeres. El síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno hormonal que es bastante frecuente en mujeres en edad reproductiva, está asociado a un aumento en la producción de andrógenos, lo que puede provocar caída del cabello. Otras afecciones, como los trastornos tiroideos y las enfermedades autoinmunes, también pueden afectar al crecimiento del cabello.

En ocasiones, el estrés emocional o físico puede desencadenar o agravar la caída del cabello, incluso produciendo su caída prematura. El estrés altera el ciclo de crecimiento del cabello, haciendo que un mayor porcentaje de folículos pilosos entren en fase de reposo (telógena), generándose la consiguiente caída.

También hay hábitos de cuidado que pueden dañar y provocar la caída del cabello. Claros ejemplos de ello son los peinados agresivos, los que requieren aplicar mucho calor, el uso de productos químicos agresivos o la tracción continuada sobre las hebras. Cuando se usan de forma prolongada, los productos capilares agresivos, como los tintes, los alisadores o los champús fuertes, pueden debilitar el cabello y provocar su rotura.

Tratamientos

Existen varias formas de tratar la CPF. Algunas mujeres tienen éxito con el minoxidil, una solución tópica que favorece el crecimiento del cabello. Diversas investigaciones han demostrado que el minoxidil puede ser eficaz para estimular el crecimiento del cabello. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los resultados pueden variar de una persona a otra, así que no podemos esperar milagros de la noche a la mañana.

Estudios clínicos han explorado el potencial de la terapia de regeneración celular (RC) para estimular el crecimiento del cabello. La RC consiste en inyectar en el cuero cabelludo una muestra de la propia sangre del paciente. En primer lugar, la muestra se somete a un proceso de centrifugado. Aunque las investigaciones están en curso, algunos estudios han arrojado resultados prometedores, por lo que es una opción que vale la pena considerar.

Históricamente, los trasplantes capilares se han considerado cosa de hombres. Aunque los hombres siguen siendo quienes más se someten a estas cirugías, poco a poco el procedimiento va ganando más popularidad entre las mujeres. Los resultados son prometedores, sobre todo en las mujeres que presentan patrones de pérdida capilar suficientemente estables.

Cambios en el estilo de vida

Aparte de las intervenciones médicas, hay cambios en el estilo de vida que pueden favorecer un crecimiento saludable del cabello. Llevar una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales como el hierro y la biotina, puede hacer maravillas por nuestro cabello. Y a su vez, las deficiencias en estos nutrientes pueden contribuir a su caída.

Las técnicas de control del estrés, como la meditación o el ejercicio regular, también pueden ayudarnos a frenar la caída del cabello. Por eso es fundamental encontrar formas de relajarnos y desconectarnos de la tensión diaria. Además, el ejercicio estimula la circulación sanguínea, lo que favorece el crecimiento del cabello. Por último, modificar los hábitos de cuidado del cabello puede ayudarnos a prevenir daños mayores. En esencia, esto significa evitar el calor excesivo, los tratamientos químicos y los peinados demasiado estirados.

Reflexiones finales

La CPF es un problema común que afecta a muchas mujeres alrededor del mundo. Puede ser frustrante, pero si tenemos los conocimientos y el apoyo adecuados, podemos tomar las riendas del asunto y encontrar soluciones que nos funcionen. Si sufres caída del cabello, consulta a un buen especialista capilar lo antes posible, para que te haga un diagnóstico adecuado y te ofrezca un plan de tratamiento personalizado.

En Vinci Hair Clinic te podemos ayudar. Somos una de las principales organizaciones de restauración capilar del mundo, y tenemos una vasta red de clínicas por todo el planeta. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos, la cual se puede realizar en persona o bien por teléfono, mediante fotografías. ¡Ponte en contacto con nosotros para que reserves tu cita hoy mismo!