¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

Empecemos con una afirmación poco controvertida: En todo el mundo, el Covid-19 ha provocado un aumento en la cantidad de personas que acuden al médico debido a episodios de pérdida capilar. Pocos de los que trabajan en el sector de la restauración capilar discutirían esa aseveración; como tampoco lo haría la mayoría del público en general, a juzgar por el número de artículos y foros que han tratado el tema en los últimos meses. Pero ya han pasado un par de años desde las cuarentenas, y en gran medida, el Covid-19 ha desaparecido de los noticieros. Por lo tanto, cabe preguntarse si la caída del cabello post-Covid sigue siendo un problema, o si ya ha desaparecido de nuestras vidas.

¿La caída de mi cabello está relacionada con el Covid-19?

En primer lugar, es importante comprender que la caída del cabello es un problema complejo, y como tal, puede tener causas muy diversas. La genética, los cambios hormonales, el estrés, la mala alimentación y las afecciones médicas son factores que pueden contribuir a la caída del cabello. Pero el Covid-19 parece haber añadido una nueva dimensión al problema, y no es solamente la gente común la que ha sufrido sus efectos. Celebridades como Alyssa Milano y Drake han hablado abiertamente sobre su lucha contra la pérdida del cabello post-Covid. De hecho, Milano llegó a decir que había perdido “probablemente un tercio” de su cabello, a partir del momento en que se recuperó del Covid-19.

Por lo tanto, si te hiciste una prueba de Covid en los últimos meses y saliste positivo, y has notado un aumento visible en la pérdida de tu cabello, es muy probable que se deba a esa enfermedad. Hay varias teorías sobre por qué se nos caen las hebras después de haber tenido el virus. Una de ellas es que el Covid-19 puede causar inflamación, lo que a su vez puede provocar pérdida del cabello.

Sin embargo, la teoría más plausible tiene que ver con que el Covid desencadena un tipo de pérdida capilar conocido como efluvio telógeno (ET). El ET hace referencia a una fase del ciclo de crecimiento del pelo, en la que las hebras se encuentran en reposo o caída. Al parecer, lo que ocurre es que un traumatismo o un evento estresante repentino hace que una mayor proporción de cabellos entren en esa fase. Diversos acontecimientos importantes en nuestra vida, como el duelo o la enfermedad, pueden provocar este problema.

Situación actual

Es difícil tener una idea exacta de la situación actual en cuanto a la pérdida de cabello post-Covid. Recopilar datos de las clínicas, y traducirlos en tendencias, es una tarea que lleva tiempo. Por lo tanto, las cifras publicadas por organismos como la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración Capilar suelen tener un año de retraso. Sin embargo, la cobertura mediática de la enfermedad no ha disminuido, lo que sugiere que el problema no ha desaparecido del todo.

El virus se redujo gracias a los programas de vacunación que se han llevado a cabo en todo el mundo, pero eso no significa que se haya extinguido. Por ejemplo, en el Reino Unido, las cifras más recientes muestran que millones de personas siguen dando positivo en las pruebas del virus, mientras que las tasas de infección siguen siendo altas en algunas zonas geográficas y en algunos grupos etarios. Siendo así, es poco probable que hayan disminuido las tasas de caída del cabello tras la infección.

Cambios en el estilo de vida

Aunque sufrir caída del cabello después del Covid puede ser una experiencia impactante, el único consuelo es que esa pérdida capilar suele ser temporal. En efecto, el cabello vuelve a crecer al cabo de unos pocos meses. Mientras tanto, para acelerar el proceso o evitar que empeore, es recomendable realizar algunos cambios en nuestro estilo de vida.

Es importante seguir una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales, para mantener nuestra salud en general y contribuir al crecimiento sano del cabello. Asegúrate de consumir muchas frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y grasas saludables. También hay que beber mucha agua para mantener un cabello y un cuero cabelludo sanos. Dormir lo suficiente puede ayudar a reducir el estrés. Técnicas como la meditación, el yoga o la respiración profunda también nos pueden ayudar a relajarnos y a mantener el estrés en niveles manejables.

Algunos cambios en los hábitos de cuidado del cabello también pueden ser de mucha ayuda. Es necesario evitar el uso de tintes o tratamientos agresivos, ya que pueden dañar el cabello y el cuero cabelludo. Igualmente, vale la pena reducir el uso de herramientas de peinado térmicas, como los secadores, las planchas y los rizadores, ya que pueden resecar el pelo, poniéndolo quebradizo y más propenso a las roturas. Si no puedes prescindir de esos utensilios, al menos úsalos con el ajuste de temperatura más bajo.

Conclusión

Si te preocupa la caída del cabello después del Covid, o el estado de tu cabello en general, no pases semanas, meses o años sin hacer nada. Toma medidas positivas, y habla con un especialista capilar. La caída del cabello se puede tratar de forma más efectiva cuando se detecta en una fase temprana, así que no debes perder más tiempo valioso.

En Vinci Hair Clinic podemos ayudarte, porque contamos con los mejores especialistas. Somos líderes mundiales en el sector de la restauración capilar, y tenemos una vasta red de clínicas por todo el mundo. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos. La consulta se puede realizar en persona, en una de nuestras clínicas; o bien por teléfono, mediante fotografías. Lo único que tienes que hacer es ponerte en contacto con nosotros y reservar tu cita.