¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

Quienes sufren los primeros síntomas de la caída del cabello pueden reaccionar de formas muy distintas. Algunas personas optan por ignorar el problema, con la esperanza de que se solucione por sí solo (advertencia: eso nunca sucede). Otros cambian de peinado, para tratar de disimular las calvas. Y hay quienes recurren a la ingesta de medicamentos, buscando revertir la caída del cabello. Como los medicamentos son relativamente asequibles y menos invasivos que otras opciones, suelen ser la primera línea de defensa contra la caída del cabello.

En este artículo vamos a ver cuáles son los medicamentos más utilizados para combatir la caída del cabello, y cuáles son las fórmulas más populares. ¡Sigue leyendo para que lo descubras!

Los dos grandes

Hay dos medicamentos que se utilizan por encima de todos los demás, y que están considerados como los más eficaces a la hora de tratar la caída del cabello: la finasterida y el minoxidil.

Finasteride

El finasteride o finasterida es un medicamento oral o tópico, que bloquea la conversión de testosterona en dihidrotestosterona (DHT), una hormona que contribuye a la caída del cabello. Está aprobado por la FDA para su uso exclusivo en hombres. Es eficaz para frenar o detener la pérdida de cabello, y para favorecer su crecimiento en los pacientes masculinos. Se debe tomar diariamente en forma de comprimido, o aplicarlo directamente sobre el cuero cabelludo. Un estudio reveló que, tras dos años de tratamiento, más del 80% de los hombres que tomaron finasterida habían mantenido o aumentado el número de hebras capilares, frente al 25% de los que tomaron un placebo. Además, al final del ensayo, el grupo que tomó finasterida presentó un número promedio de cabellos significativamente mayor que el grupo de control.

La finasterida está disponible en diferentes concentraciones, y por lo general es bien tolerada. Como todos los medicamentos, puede tener algunos efectos secundarios, como la pérdida de libido. Por este motivo, solo se debe tomar bajo supervisión médica.

Minoxidil

Al igual que la finasterida, el minoxidil está disponible como medicamento oral o tópico. Originalmente fue desarrollado para tratar la hipertensión, pero los médicos observaron que tenía un efecto secundario inesperado: estimulaba el crecimiento del cabello. Esto llevó al desarrollo de fórmulas tópicas, hasta que finalmente se empezó a usar para tratar la calvicie.

El minoxidil actúa aumentando el flujo de sangre hacia los folículos pilosos, lo que estimula el crecimiento del cabello. Todavía no se conoce con exactitud cuál es el mecanismo por el que favorece el crecimiento del pelo, pero se cree que prolonga la fase anágena del ciclo capilar (la fase de crecimiento) y aumenta el tamaño de los folículos pilosos. El minoxidil está aprobado por la FDA para su uso tanto por hombres como por mujeres.

En estudios clínicos, el minoxidil ha demostrado su eficacia para frenar o detener la caída del cabello y para favorecer su crecimiento. Un estudio en particular, publicado en el Journal of the American Academy of Dermatology en 2002, descubrió que tras 48 semanas de tratamiento, más del 60% de los hombres y mujeres que utilizaron minoxidil habían aumentado el número de cabellos, en comparación con el 40% de las personas que utilizaron un placebo.

El minoxidil suele ser seguro y bien tolerado, aunque puede provocar algunos efectos secundarios, como irritación, picor y resequedad en el cuero cabelludo. Es importante señalar que no se recomienda el uso de minoxidil durante el embarazo o la lactancia, ya que se desconocen sus efectos sobre el feto o el lactante.

Tanto la finasterida como el minoxidil pueden tardar varios meses en producir resultados apreciables, y su eficacia puede variar de una persona a otra, de acuerdo con la gravedad de la caída del cabello. Además, se deben usar de forma permanente para que sus efectos se puedan mantener.

Fórmulas populares

Una de las fórmulas más populares de minoxidil es el Maxogaine para mujeres. Se trata de un producto de aplicación tópica que se usa para tratar la caída del cabello, el cual contiene minoxidil y ácido azelaico como principios activos. Cuando se usa dos veces al día, puede ayudar a detener la caída del cabello y a estimular su crecimiento en mujeres que sufren caída del cabello hereditaria o poco abundante. Mientras el minoxidil ayuda a suministrar nutrientes vitales y oxígeno a los folículos pilosos, el ácido azelaico reduce la inflamación y contribuye a mantener el cuero cabelludo en buen estado. Maxogaine funciona especialmente bien en la zona de la coronilla, pero también se puede utilizar con buenos resultados para tratar el debilitamiento capilar frontal.

El suplemento capilar Vitruvian Line emula a la finasterida, en el sentido de que ayuda a bloquear algunos efectos negativos de la hormona DHT. Diseñado para hombres y mujeres, contiene vitaminas, minerales y extractos naturales que contribuyen a la salud y al crecimiento vigoroso del cabello. Un comprimido al día proporciona todos los micronutrientes que los folículos pilosos necesitan para producir cabellos sanos, y contribuye a la salud y el bienestar general del organismo.

Conclusión

La eficacia de los medicamentos contra la caída del cabello varía en función de cada persona, de la gravedad y la duración de la calvicie, y del medicamento específico que se utilice. Estos medicamentos son una defensa eficaz contra la caída del cabello, sobre todo en sus primeras fases. Sin embargo, los medicamentos fuertes siempre se deben tomar bajo supervisión médica.

Ignorar la caída del cabello no hará que desaparezca, ni te quitará la preocupación de encima. Lo que sí te puede ayudar es que asistas a una consulta gratuita con un especialista de Vinci. Si tienes un problema de pérdida capilar, lo identificaremos y te ofreceremos las soluciones más adecuadas para tu caso. ¡Ponte en contacto y reserva tu cita hoy mismo!