¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

No es ningún secreto que la caída del cabello afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Pero cuando hablamos de trasplantes capilares, la conversación suele girar en torno a los hombres. Parece que los trasplantes capilares femeninos todavía son un tabú. Al menos esa fue la experiencia de Sonja van der Berg, de 33 años, que se sometió a un trasplante capilar para cambiar el aspecto de su frente y sus entradas. Ella habló sobre su intervención, para que otras mujeres puedan entender que “no hay nada de qué avergonzarse”. ¿De dónde viene esa vergüenza, y por qué persiste? ¡Sigue leyendo para que lo descubras!

La caída del cabello en las mujeres

Aunque la calvicie femenina tiene muchas causas posibles, la más común es la caída del cabello de patrón femenino (CPF). Esta condición se caracteriza por un debilitamiento gradual del cabello en la parte superior y frontal del cuero cabelludo. Se cree que está causada por una combinación de factores genéticos y hormonales, y por el envejecimiento.

Existen otros tipos de caída del cabello en la mujer. La alopecia por tracción es el resultado del daño que sufre el cabello por la tensión continua, normalmente por jalarlo y estirarlo con demasiada fuerza por muchos años, para lograr ciertos estilos y peinados. Las coletas y los moños son claros ejemplos de esto.

A las mujeres también se les puede caer el pelo después de dar a luz, y cuando llegan a la menopausia. Estos casos pueden ser una forma de efluvio telógeno, que es la caída del cabello provocada por el estrés y la ansiedad. A menudo, estos tipos de caída del cabello son temporales, y el pelo vuelve a crecer al cabo de unos meses. Sin embargo, en algunos casos el cabello puede quedar más fino y menos abundante.

El trasplante capilar puede ser una opción viable para algunos tipos de pérdida capilar. Sin embargo, parece que a las mujeres se les hace difícil hablar del tema, y no acuden a hacerse trasplantes con la misma frecuencia que los hombres. ¿A qué se debe esta reticencia?

Los motivos del tabú

Hay muchas razones sociales y culturales que explican por qué la identidad de las mujeres está tan vinculada a su cabellera. Si quisiéramos explicar esas razones, este artículo tendría que ser mucho más extenso. Pero yendo al grano, está claro que la salud del cabello está estrechamente relacionada con los conceptos de juventud, fertilidad y atractivo sexual. Para muchas mujeres, hablar sobre la pérdida de su cabello equivale a hablar sobre su propia decadencia.

Aparte de estas cuestiones emocionales, hay otros factores que son más prácticos. Algunos están relacionados con la mecánica de la intervención. En la cirugía capilar tradicional, la de trasplante de unidades foliculares (FUT), se extrae una tira de piel de la zona donante, lo que deja una cicatriz lineal. Esto puede ser problemático para las mujeres que no quieren quedar con una cicatriz visible.

Otro factor que disuade a muchas mujeres es que antes del trasplante capilar es necesario afeitarse la cabeza. Evidentemente, para un hombre es mucho más fácil llegar a la clínica con la cabeza rapada.

¿Están cambiando las cosas?

La respuesta es sí, pero poco a poco. En los últimos años se ha producido un cambio, ya que cada vez son más las mujeres que se animan a hablar sobre sus experiencias con la caída del cabello, y cada vez son más las que deciden buscar soluciones, incluso procedimientos de trasplante capilar. Mujeres famosas como Kylie Jenner, Naomi Campbell o Jennifer Aniston han hablado abiertamente sobre sus problemas de pérdida capilar, revelando los procedimientos a los que se han sometido. Esto ha contribuido a disipar el estigma que rodea a los trasplantes capilares femeninos.

Los avances en la tecnología aplicada a los trasplantes capilares también han ayudado mucho. La cirugía capilar por extracción de unidades foliculares (FUE) ha sustituido a la FUT, alcanzando mayor popularidad. Con la técnica FUE, se extraen folículos pilosos individuales de la zona donante, normalmente de la parte posterior o de los laterales de la cabeza, mediante un pequeño dispositivo manual. Gracias a este método, las cicatrices son menos visibles, y no es necesario afeitarse toda la cabeza para hacerse el trasplante. ¡Cada vez es más común hacerse sólo un afeitado parcial!

Sin duda, el éxito es lo que más ayuda a vender. Hoy en día los trasplantes capilares pueden ofrecer resultados de primera clase, permitiendo que más mujeres se convenzan de hacerse el procedimiento. Además, los beneficios de los trasplantes capilares no son sólo físicos, sino también emocionales. Muchas mujeres que se han sometido a trasplantes capilares aseguran sentirse más seguras de sí mismas después de la intervención. Está claro por qué: ya no tienen que preocuparse por ocultar su calvicie, ni tienen que sentirse cohibidas en eventos sociales.

Reflexiones finales

La cirugía de trasplante capilar no es una solución rápida para la caída del cabello. Se requieren varios meses para ver los resultados definitivos de la intervención, y los pacientes deben comprometerse a seguir los cuidados postoperatorios para garantizar un resultado satisfactorio. Además, no todos los pacientes son candidatos idóneos para hacerse un trasplante. Para determinar si el procedimiento es lo más adecuado para ti, deberás consultar a un especialista capilar que cuente con la debida experiencia.

Vinci Hair Clinic te puede ayudar, porque contamos con más especialistas capilares que la mayoría de las clínicas. Somos una de las mayores organizaciones de restauración capilar, y tenemos una vasta red de clínicas por todo el planeta. Además, a todos nuestros clientes nuevos les ofrecemos una consulta gratuita con uno de nuestros especialistas. ¿Te interesa? ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!