¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

Si le echamos un vistazo a la lista de celebridades que han hablado sobre la caída del cabello, notaremos que muchas de ellas son mujeres de color. Viola Davis, Jada Pinkett Smith, Naomi Campbell y Tyra Banks son solo algunas de las mujeres negras de alto perfil que figuran en esa lista. Pero eso no debería sorprender a nadie. Hace tiempo que se sabe que las mujeres negras padecen alopecia en magnitudes desproporcionadas. En 2016, una encuesta realizada a 6.000 mujeres negras reveló que casi la mitad había experimentado pérdida capilar en la coronilla o en la parte superior del cuero cabelludo.

En este artículo examinamos dos de las principales causas de pérdida capilar en las mujeres de color. También veremos cuáles son los tratamientos que nos permiten abordar ese problema.

Alopecia por tracción

Existen diferentes formas de alopecia, y también hay muchos factores que pueden provocarla. Sin embargo, no todas son exclusivas de las mujeres en general, o de las mujeres negras en particular. Las causas pueden ir desde cambios en la microbiota intestinal, hasta la menopausia.

Sin embargo, la forma de alopecia que parece afectar más a las mujeres negras es la alopecia por tracción. Ésta se produce cuando el cabello sufre mucha tensión, al ser estirado o jalado con demasiada fuerza, sobre todo cuando se lleva el mismo peinado durante años. Un artículo publicado por médicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami demostró que un tercio de las mujeres afrodescendientes sufrían alopecia por tracción, debido a los peinados que usaban. Entre los peinados más perjudiciales están los tejidos, las trenzas, las extensiones y las colas de caballo. El uso de alisadores químicos y de herramientas de peinado que generan calor también es un factor importante en la aparición de la alopecia por tracción.

Alopecia cicatricial centrífuga central (CCCA)

La CCCA, también conocida como alopecia cicatricial, es otra de las grandes causas de la caída del cabello en las mujeres de color. Esta condición surge cuando los folículos pilosos dañados se convierten en tejido cicatricial. El síntoma más claro de CCCA suele ser un adelgazamiento capilar en la zona de la coronilla. Por ello, a menudo se diagnostica erróneamente como alopecia androgénica, o calvicie de patrón femenino. Pero la calvicie de patrón femenino se caracteriza por la contracción del cabello. En cambio, la CCCA se puede identificar por la inflamación y el daño que produce en los folículos pilosos.

La CCCA puede ser causada por los mismos peinados y alisadores químicos que dan lugar a la alopecia por tracción. Los científicos creen que la enfermedad también puede tener un componente genético. Esta hipótesis se basa en el hecho de que muchas mujeres que presentan CCCA no tienen antecedentes de haber usado los peinados ni los productos que comúnmente están asociados con la alopecia por tracción. En cambio, muchas afirman tener antecedentes familiares de problemas capilares similares. Esta hipótesis está respaldada por un estudio que se hizo sobre las causas de la CCCA, en el que se descubrió una mutación en un gen que es crucial para la formación del folículo piloso.

Tratamiento

Muchas mujeres negras que sufren pérdida capilar nunca se deciden a consultar a un médico. Probablemente esta reticencia tenga mucho que ver con que los encargados de proporcionar tratamientos solían ser hombres blancos, que no entendían los problemas capilares de las mujeres negras. Pero eso es cosa de otra época. La primera regla para recibir el tratamiento adecuado es buscar a un médico que esté bien empapado en este tema.

En el caso de la alopecia por tracción, a menudo no es necesario seguir un tratamiento formal. Cambiar de peinado, usando un estilo más suelto, suele ser suficiente para detener la caída del cabello. En las semanas y meses siguientes, el cabello debería empezar a crecer nuevamente. Este recrecimiento puede ser estimulado con tratamientos capilares, o medicamentos de venta libre, como el minoxidil.

En cualquier caso, hay señales de que cada vez más mujeres de color están optando por peinados naturales. Una investigación realizada en 2018 reveló que el 40% de las mujeres negras preferían llevar el pelo al natural, sin usar utensilios térmicos ni productos químicos. El 33% de la muestra declaró que llevaba un estilo natural, pero usando calor para peinarse.

En la actualidad no se conoce ninguna cura para la CCCA, pero existen tratamientos que pueden mitigar el problema. Es fundamental tratar la enfermedad antes de que se arraigue, ya que una vez que se produce la cicatrización, no se puede revertir. Por eso es crucial atajar la inflamación de forma temprana y eficaz. Para ello se necesita ayuda médica, ya que los medicamentos necesarios, como los antibióticos, los antiinflamatorios y los esteroides en crema o inyección, no están disponibles sin receta médica. Otros tratamientos (como el minoxidil o los suplementos), pueden utilizarse para favorecer el crecimiento del cabello una vez que se haya detenido la inflamación.

Conclusión

Una de las cosas que destacan las distintas encuestas y estudios es la necesidad de que a las mujeres se les diagnostique su problema de pérdida capilar de forma temprana. Esto resulta particularmente importante en el caso de la CCCA. El primer paso es encontrar un médico o especialista capilar que entienda el problema. En el pasado, a las mujeres negras se les hacía difícil encontrar los médicos adecuados. Por fortuna, hay muchos indicios de que esa situación está cambiando.

Vinci Hair Clinic cuenta con años de experiencia en el tratamiento de todo tipo de cabelleras. La red de clínicas que tenemos alrededor del mundo ha contribuido a ello. Por lo tanto, si acudes a nosotros, puedes estar segura de que encontrarás especialistas que entenderán perfectamente tu problema. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos, así que ponte en contacto y reserva tu cita hoy mismo.