¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

¿Alguna vez has sentido que todo en esta vida se ha convertido en una malsana competición? Sea cual sea el tema, parece que siempre nos piden que escojamos algún bando. Puede tratarse de personas, de política o de productos: todo se nos presenta como una elección entre opciones mutuamente excluyentes. Esta dañina costumbre, tan típica de la modernidad, también ha invadido el mundo de los tratamientos de restauración capilar. La cobertura mediática de estos tratamientos suele incluir titulares combativos, que sugieren que solo hay una “solución mágica” para la caída del cabello, y que cualquier otra opción no sirve para nada.

En este artículo hemos adoptado un enfoque más equilibrado. Vamos a sugerirte que, lejos de competir entre sí, los distintos tratamientos capilares pueden funcionar muy bien cuando los combinamos. Sigue leyendo, que te lo vamos a explicar con más detalle.

Opciones

Los tratamientos contra la caída o el debilitamiento del cabello pueden agruparse en tres categorías principales: suplementos nutricionales, medicamentos, o procedimientos formales de restauración capilar.

Los suplementos nutricionales son la opción más adecuada cuando la caída del cabello se debe a alguna deficiencia de vitaminas o minerales. A juzgar por las ventas, los suplementos más populares son los de vitamina C, biotina, selenio, zinc, hierro y niacina. Sin embargo, la verdad es que estos suplementos no logran revertir la caída del cabello, a menos que el paciente tenga una clara deficiencia nutricional, y las deficiencias nutricionales no son muy comunes. Normalmente, una alimentación balanceada es suficiente para obtener todas las vitaminas y minerales que necesitamos. No obstante, un médico especialista podría diagnosticar que tienes un problema de déficit nutricional, gracias a unos pocos análisis de sangre.

Los medicamentos y los tratamientos médicos, como la quimioterapia, pueden causar algunos tipos de pérdida del cabello. Sin embargo, ciertos medicamentos también pueden frenar la calvicie y favorecer el crecimiento del pelo. Tal vez el fármaco más conocido sea el minoxidil, un medicamento de venta sin prescripción que viene en distintas presentaciones. El producto tarda unos seis meses en surtir efecto, pero puede frenar la caída del cabello y estimular su crecimiento. Los efectos secundarios son poco frecuentes, pero hay que tener claro que una vez que se empieza a usar el minoxidil, hay que seguir tomándolo. Si se abandona el tratamiento, lo más probable es que el pelo se vuelva a caer.

Lo mismo ocurre con el finasteride, otro medicamento muy popular entre los hombres que sufren caída del cabello. Este se toma por vía oral, y al igual que el minoxidil, puede tardar unos meses en hacer efecto. Aunque los efectos secundarios de este potente fármaco son poco frecuentes, puede aumentar el riesgo de padecer ciertas afecciones. Por eso siempre hay que consultar al médico antes de embarcarse en un tratamiento de este tipo.

Cuando se menciona el tema de la restauración capilar, la mayoría de la gente piensa en procedimientos capilares formales. La lista de estos procedimientos incluye los trasplantes capilares, la micropigmentación capilar (MSP), el tratamiento de regeneración celular, la mesoterapia, las gorras láser y muchos otros.

La cirugía de trasplante capilar es sin duda el tratamiento estrella. Si eres un candidato adecuado, este procedimiento puede solucionar tu problema de pérdida de cabello de forma permanente. Además de sustituir las calvas por mechones gruesos y naturales, se ha demostrado que los trasplantes capilares aumentan la autoestima y la confianza personal. La cirugía es mínimamente invasiva, por lo que el tiempo de reposo es muy breve. Los pacientes pueden realizar sus actividades normales en poco tiempo, con unos pocos ajustes.

Mezclar y combinar

Las tres categorías de restauración capilar que hemos reseñado no compiten entre sí, ni son mutuamente excluyentes. Por lo tanto, aunque estos tratamientos funcionan bien por separado, también se pueden combinar de ser necesario.

Por ejemplo, las personas que se someten a un trasplante capilar suelen seguir un tratamiento de MSP, para darle un efecto de mayor densidad a las zonas del cuero cabelludo que no hayan quedado cubiertas por los folículos pilosos injertados. La mesoterapia también se utiliza como complemento del trasplante capilar, ya que ayuda a que los folículos injertados se “asienten”, y reduce el riesgo de fracaso del trasplante. Asimismo, la regeneración celular y la terapia con láser se utilizan para favorecer la cicatrización del cuero cabelludo después del trasplante.

Todos estos procedimientos también pueden ir de la mano con medicamentos o suplementos. La mayoría de los expertos capilares valoran la posibilidad de utilizar todas las herramientas que tengan a su alcance para luchar contra la caída del cabello. No ven el tratamiento capilar como una competencia entre productos y procedimientos, a pesar de lo que digan algunos articulistas.

Conclusión

En Vinci Hair Clinic te ofrecemos la más amplia gama de tratamientos y procedimientos capilares. Nosotros sabemos que, cuando se trata de combatir la pérdida del cabello, una misma solución no le sirve a todo el mundo. Cada persona tiene necesidades diferentes, y por eso nos enorgullecemos de ofrecer una gran variedad de opciones para tratar cada caso de la forma más eficaz posible. Cuando acudas a nosotros, no te sentirás obligado a seguir ningún tratamiento o procedimiento en particular.

Nuestros especialistas capilares diagnosticarán tu problema, y te explicarán cuáles son las opciones más recomendables en tu caso. A todos nuestros clientes nuevos les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso. La consulta se puede realizar en persona, en una de nuestras clínicas, o bien por teléfono, a través de fotografías enviadas por WhatsApp. ¡Solo tienes que ponerte en contacto y concertar tu cita!