¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

Dato interesante: son muchos más los hombres que se hacen trasplantes capilares, que las mujeres. ¿Esto se debe a que la calvicie es más frecuente en los hombres que en las mujeres? En parte, es así. Alrededor del 70% de los hombres sufren algún tipo de caída permanente del cabello a lo largo de su vida, frente al 40% de las mujeres. Solo por eso, es totalmente comprensible que haya más hombres sometiéndose a trasplantes capilares. Sin embargo, ese no es el único factor a tener en cuenta. Los trasplantes capilares son un poco más complicados para las mujeres que para los hombres, y las razones las vamos a explicar en breve. Cabe preguntarse: ¿La calvicie femenina es un hueso duro de roer?

En este artículo vamos a analizar las causas de la calvicie de patrón femenino (CPF), y también vamos a considerar algunos métodos que se pueden usar para detener el adelgazamiento del cabello y estimular su crecimiento. ¡Sigue leyendo!

Etapas de la CPF

La CPF afecta a millones de mujeres. Al igual que la calvicie de patrón masculino, la CPF es un tipo de alopecia androgénica, pero a diferencia de su equivalente masculina, rara vez produce grandes zonas de calvicie. En cambio, las mujeres experimentan un adelgazamiento más disperso por todo el cuero cabelludo.

Se han identificado tres fases distintas de la CPF. En el primer estadio se suele producir un adelgazamiento en las sienes y alrededor de la línea media de la cabellera. En la segunda fase, este adelgazamiento va extendiéndose más allá de la línea media, hasta abarcar la zona del cuero cabelludo que la rodea. En el tercer estadio se produce un adelgazamiento general, que suele generar zonas de calvicie difusa en la parte superior del cuero cabelludo.

Causas

Como sucede con la mayoría de los tipos de pérdida capilar, la CPF puede tener muchas causas. Por ejemplo, puede deberse a la genética. El ADN tiene un peso decisivo en el funcionamiento del ciclo de crecimiento del cabello. Por ejemplo, nuestra genética puede estar preprogramada para tener una fase anágena más corta, condición que genera un intervalo más largo entre el crecimiento, la caída y la sustitución del cabello.

La CPF puede aparecer en cualquier etapa de la vida, pero es más frecuente en las mujeres de mediana edad. Los cambios hormonales provocados por el envejecimiento suelen ser los responsables. Cuando las mujeres llegan a la menopausia, experimentan un aumento relativo en los andrógenos, debido a la caída drástica en los niveles de estrógenos y progesterona. Los andrógenos están relacionados con la caída del cabello, y los estrógenos y la progesterona estimulan el crecimiento del mismo, así que esta situación es totalmente desfavorecedora.

Otras posibles causas son las deficiencias nutricionales. Cuando las vitaminas y los minerales importantes empiezan a escasear, el cerebro busca que los órganos vitales sigan recibiendo lo que tanto necesitan. Y lamentablemente, los folículos pilosos no son los órganos más importantes. Por lo tanto, pueden ser desprovistos en mayor medida de los nutrientes que necesitan para producir cabellos gruesos y sanos. Aunque las carencias nutricionales no son tan comunes, las cifras muestran que más del 50% de las mujeres sufren deficiencia de hierro.

¿Más difícil de tratar?

Entonces, ¿la CPF es más difícil de tratar que la calvicie masculina? Al principio hablamos de los trasplantes capilares, así que vamos a analizarlos. En la calvicie masculina, las zonas donantes y las zonas que presentan calvicie están claramente definidas. Sin embargo, la CPF produce un adelgazamiento más general, así que no existe una delimitación tan clara. Por lo tanto, los trasplantes capilares femeninos suelen ser más difíciles de realizar. Pero eso no significa que sean imposibles.

Ante todo, hay que tener en cuenta que los trasplantes solo constituyen una de muchas opciones de tratamiento, la mayoría de las cuales funcionan igual de bien para las mujeres que para los hombres. Medicamentos como el minoxidil son un buen ejemplo de ello. Otros tratamientos eficaces son la regeneración celular, la mesoterapia, la micropigmentación capilar (MSP) y las gorras láser. Todas estas alternativas son tratamientos eficaces para la mayoría de las fases de la caída del cabello, ya sea como aplicaciones independientes o como parte de soluciones combinadas.

Estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida también son una buena forma de abordar la CPF. Los folículos pilosos necesitan una fuente constante de nutrientes para poder producir cabellos sanos, así que es esencial seguir una dieta equilibrada, que contenga una adecuada combinación de vitaminas, minerales y proteínas. Se deben evitar las actividades que dañan el sistema circulatorio, como fumar y beber cantidades excesivas de alcohol. De poco servirá que ingiramos los nutrientes adecuados si luego vamos a bloquear su camino hacia los folículos pilosos, dañando los vasos sanguíneos que los transportan.

También es importante combatir el estrés. El estrés está relacionado con altos niveles de corticosterona, lo que puede hacer que una mayor proporción de folículos pilosos entren a la fase de reposo del ciclo de crecimiento. Esto es lo que se conoce como efluvio telógeno. El ejercicio moderado es un buen antiestrés. No es indispensable que te apuntes a un gimnasio, ni que te endeudes comprando aparatos deportivos costosos. Las caminatas diarias a paso ligero pueden mantenernos física y mentalmente activos y en buena forma.

Conclusión

Si te preocupa la caída o el debilitamiento del cabello, no hay tiempo que perder. Diversas investigaciones han demostrado que la caída del cabello se combate con mayor eficacia cuando se diagnostica a tiempo, en sus primeras fases. Por eso no debemos retrasar el diagnóstico innecesariamente.

Vinci Hair Clinic cuenta con la experiencia y los recursos necesarios para ayudarte. Somos una de las mayores organizaciones de restauración capilar del mundo, y contamos con clínicas en muchos países. Ofrecemos una gama incomparable de tratamientos y productos capilares. Además, les ofrecemos una consulta gratuita y libre de compromiso a todos nuestros clientes nuevos. La consulta se puede llevar a cabo en una de nuestras clínicas, o por teléfono a través de WhatsApp. ¡Lo que más te convenga! ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!