¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

A menudo, la caída del cabello se considera como un asunto menor, una cuestión estética y nada más. Esta actitud refleja una lamentable ignorancia sobre los efectos de la caída del cabello, y sobre el impacto que puede tener en nuestro bienestar mental. Puede ser una experiencia angustiante, sobre todo entre las mujeres. Sin duda, para ellas el cabello es un símbolo de belleza y feminidad. Pero, por si fuera poco, la caída del cabello también puede ser un síntoma de problemas médicos subyacentes.

En este artículo analizaremos algunas de las enfermedades que pueden provocar caída del cabello en las mujeres. Sigue leyendo para que lo descubras.

Problemas médicos comunes

En cualquier lista de problemas médicos comunes que pueden provocar caída del cabello se mencionan los trastornos tiroideos. La glándula tiroides desempeña un papel crucial en la regulación de nuestro metabolismo, y sus desequilibrios pueden causar diversos síntomas, entre los que están la caída del cabello. El hipotiroidismo, o una tiroides poco activa, puede hacer que el pelo se ponga fino y quebradizo, mientras que el hipertiroidismo, o una tiroides hiperactiva, puede hacer que el pelo se nos caiga a mechones. Otros síntomas de los trastornos tiroideos pueden ser fatiga, fluctuaciones de peso y cambios en el ritmo cardíaco.

Las mujeres en edad reproductiva pueden verse afectadas por el síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno hormonal que puede causar menstruaciones irregulares, acné, aumento de peso, y también caída del cabello. Se desconocen las cifras exactas, pero al menos en el Reino Unido, se cree que es un trastorno frecuente que afecta a una de cada diez mujeres. Los síntomas del SOP pueden incluir infertilidad, resistencia a la insulina y crecimiento excesivo de vello, pero hay muchas mujeres que no experimentan ningún síntoma. El síndrome de ovario poliquístico puede provocar debilitamiento y pérdida capilar, ya que los desequilibrios hormonales asociados a esta enfermedad pueden interferir en el ciclo de crecimiento del pelo.

La anemia ferropénica se produce cuando la falta de hierro en el organismo provoca una disminución en el conteo de glóbulos rojos. Es una mala noticia, ya que los glóbulos rojos funcionan como depósitos de oxígeno, transportándolo por todo el cuerpo. La anemia ferropénica también supone un problema para el cabello, ya que el hierro es un mineral esencial para el crecimiento sano del cabello, y su carencia puede provocar la caída del mismo. Otros síntomas de esta condición son fatiga, debilidad y palidez.

Los trastornos autoinmunitarios se producen cuando el propio mecanismo de defensa del organismo empieza a atacar a los tejidos sanos. Afecciones como la alopecia areata y el lupus entran en esta categoría, y ambas pueden provocar caída del cabello en parches o mechones. Otros síntomas de trastornos autoinmunitarios pueden ser dolor articular, fatiga y erupciones cutáneas.

La alopecia cicatricial centrífuga central (ACCC) es una forma de pérdida capilar que afecta principalmente a las mujeres negras. Se caracteriza por una caída del cabello en la coronilla, que va extendiéndose gradualmente hacia fuera. Se desconoce la causa exacta de la AACC, pero se ha relacionado con cambios genéticos en aproximadamente el 25% de los casos, así como con la diabetes tipo 2. También se cree que la CCCA está relacionada con el uso de determinados peinados, como trenzas, tejidos y alisadores químicos.

¿Cuándo acudir al médico?

Si sospechas que tu pérdida capilar está relacionada con un problema de salud, debes consultar a tu médico. El médico puede realizarte un examen físico y prescribirte análisis de sangre, para detectar cualquier enfermedad subyacente. En función de los resultados, podría recomendarte opciones de tratamiento como medicamentos, suplementos o cambios en tu estilo de vida.

Si la caída del cabello está relacionada con una enfermedad, el tratamiento del problema subyacente puede ayudar a ralentizarla, o incluso a revertirla. Por ejemplo, si padeces una deficiencia de hierro, tomar suplementos de hierro puede ayudar a que tu pelo crezca de forma saludable. Del mismo modo, si padeces un trastorno tiroideo, los medicamentos pueden ayudarte a prevenir la caída del cabello.

Además de los tratamientos medicinales, hay algunos cambios de estilo de vida que puedes hacer para promover un crecimiento sano de tu cabello. Seguir una dieta sana y rica en vitaminas y minerales, mantenerte hidratado y evitar los tratamientos químicos agresivos pueden ayudarte a que tu pelo crezca sano.

Reflexiones finales

La caída del cabello suele considerarse como un problema meramente estético, pero en realidad puede ser un síntoma de serios problemas médicos subyacentes. Si crees que estás perdiendo más pelo de lo habitual, no ignores el problema. Habla con tu médico, para poder llegar a la raíz del problema y encontrar las mejores opciones de tratamiento. Una vez solucionados tus problemas de salud, podrás enfocarte en recuperar tu cabello.

En Vinci Hair Clinic nos dedicamos a recuperar cabelleras en perfectas condiciones. Somos uno de los principales centros de restauración capilar, y tenemos clínicas por todo el mundo. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos, la cual se puede realizar en persona o por teléfono, mediante fotografías. ¡Lo que más te convenga! ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!