¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

Es muy inquietante ver cómo se nos cae el pelo. Encontrar tus cabellos en la almohada, en el desagüe de la ducha o entre los dientes del peine puede ser muy angustiante. ¡Pero que no cunda el pánico! Una ligera caída diaria forma parte del ciclo natural de crecimiento del cabello, así que es posible que no tengas ninguna enfermedad. ¿Pero cómo puedes estar seguro?

En este artículo te explicamos cómo puedes resolver esa inquietud.

¿Qué es lo normal?

En primer lugar, es importante saber que es normal perder algo de pelo diariamente. De hecho, se estima que en promedio perdemos entre 50 y 100 cabellos al día. Sin embargo, si notas que se te cae más pelo de lo normal, o si encuentras calvas o zonas con poco pelo, tienes buenos motivos para preocuparte.

Una buena forma de determinar si estás perdiendo demasiado cabello es prestándole atención a la cantidad de pelo que dejas en la ducha o en la almohada. Si notas que se te desprenden mechones, o si tienes que limpiar constantemente el pelo de tu peine o cepillo, puedes estar ante un signo de caída excesiva. Otra forma de saberlo es observar la densidad de tu cabello. Si notas que tu pelo está visiblemente más fino que antes, también podría ser un indicio de pérdida capilar.

Tipos de caída del cabello

Otra forma de determinar si estás experimentando una caída excesiva es averiguar si encajas en el perfil de alguno de los tipos de pérdida capilar típicos. Existen varios tipos diferentes, como la calvicie de patrón masculino o femenino, la alopecia areata (un trastorno autoinmune que provoca la caída del cabello en parches) y el efluvio telógeno, una forma de caída del cabello temporal que suele ser provocada por estrés o cambios hormonales.

Algunas enfermedades, y los medicamentos utilizados para tratarlas, también pueden ser un factor importante. En este contexto la quimioterapia es el ejemplo clásico, pero los trastornos tiroideos también pueden tener el mismo efecto: al afectar los niveles hormonales del organismo, también pueden provocar caída del cabello. Asimismo, las deficiencias nutricionales, en particular la carencia de hierro, pueden provocar la pérdida del pelo.

Si sospechas que tu calvicie se debe a un problema de salud, pide cita con tu médico. Si la caída del cabello es sólo un síntoma de un problema de salud subyacente, no mejorará a menos que resuelvas ese problema.

¿La edad es un factor?

Hay que tener en cuenta que la caída del cabello puede ser más común en ciertas poblaciones y grupos de edad. Por ejemplo, un estudio publicado en 2019 en el Journal of Investigative Dermatology descubrió que la pérdida y el adelgazamiento del cabello podrían ser causados por efectos relacionados con la edad en la función de las células madre epiteliales del folículo piloso (HFSC). Además, hay cambios hormonales a los que están expuestas las mujeres durante la menopausia.

Por eso, la caída del cabello es más frecuente en la edad avanzada. Hasta el 80% de los hombres y el 50% de las mujeres experimentan algún grado de calvicie para cuando llegan a los setenta años. Del mismo modo, algunos grupos de población pueden ser más propensos a la caída del cabello debido a factores genéticos o ambientales. Por ejemplo, hay datos que sugieren que los hombres de raza negra sufren menos calvicie masculina que los de raza blanca. Además, esta afección prácticamente no existe entre los nativos americanos.

Tratamientos

Existen varias opciones de tratamiento contra la caída del cabello. Dependiendo de la causa subyacente y del tipo de calvicie, se pueden usar medicamentos como el minoxidil o el finasteride, y procedimientos como la micropigmentación capilar (MSP), la regeneración celular o la cirugía de trasplante capilar.

Además, la ciencia ha descubierto que las deficiencias de ciertas vitaminas y minerales, como la vitamina D, el hierro y el zinc, también pueden contribuir a la caída del cabello. Por eso es importante mantener una dieta y un estilo de vida saludables. Varios remedios y suplementos naturales pueden ayudar a promover el crecimiento del cabello, como la biotina, la palma enana americana y aceites esenciales como los de lavanda y romero.

Antes hemos mencionado que el efluvio telógeno puede desencadenarse por episodios de estrés prolongado, así que, si sientes que estás bajo mucha presión, deberías buscar formas de controlarla de forma constructiva. El ejercicio, la meditación o la terapia psicológica son formas útiles de relajarse y de pulsar el botón de reinicio.

Conclusión

En conclusión, aunque es normal que se nos caiga algo de pelo regularmente, la caída excesiva puede ser motivo válido de preocupación. Si ves que se te está cayendo más pelo de lo habitual, o si encuentras calvas o zonas de poco espesor, es buena idea que consultes a un profesional que te pueda ayudar a determinar si estás perdiendo demasiado pelo. El especialista podrá recomendarte los tratamientos más adecuados, para que el pelo te vuelva a crecer y puedas recuperar tu confianza personal.

Si quieres consultar a los mejores profesionales, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. Contamos con algunos de los mejores especialistas del sector, y les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos. La consulta se puede llevar a cabo en una de las clínicas que tenemos por todo el mundo, o por teléfono, utilizando fotografías. ¡Lo que más te convenga! ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!