¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

En 2001, Hillary Clinton pronunció un discurso en la Universidad de Yale, delante de un grupo de estudiantes que se estaban graduando. En esa ocasión, la exsecretaria de Estado norteamericana señaló lo siguiente: “El cabello es importante. Préstenle atención a su cabello, porque todo el mundo se fijará en él”. Años más tarde, esos comentarios fueron repetidos por otra destacada abogada: Cherie Blair. Ella le dijo a un periódico que no tenía idea de toda la atención que le iban a prestar a su aspecto, hasta que se instaló en el número 10 de Downing Street, como esposa del primer ministro británico, Tony Blair. Arrepentida, dijo que le hubiera gustado esforzarse más por “arreglarse el pelo”.

Se trata de dos mujeres que ocuparon puestos de poder e influencia en las principales democracias occidentales, y que se sintieron juzgadas por el estado de su cabello. ¿Pero sigue siendo así hoy en día? ¿Acaso la situación es diferente con los hombres? Sigue leyendo para que descubras más.

La situación actual

CTV, la mayor cadena de televisión privada de Canadá, ha acaparado muchos titulares recientemente, pero no por buenas razones. Resulta que la presentadora de CTV News, Lisa LaFlamme, quien llevaba treinta y cinco años en la empresa, fue despedida por razones que todavía no se han explicado adecuadamente. Una de las sugerencias que se hicieron en los medios de comunicación fue que la Sra. LaFlamme había sido despedida porque había dejado de teñirse las canas. La CTV negó que ese fuese el motivo, pero eso no impidió que más de setenta destacados periodistas, políticos y activistas firmaran una carta abierta, protestando por la decisión.

Sea cual sea la verdadera razón detrás de esa historia, el escándalo que generó sugiere que las cosas han cambiado muy poco desde que Clinton hizo esos comentarios. Para confirmarlo, basta con ver cómo los medios de comunicación tratan a otras mujeres prominentes. Por ejemplo, se habla mucho sobre el cabello de la princesa de Gales, mientras que la primera ministra británica, Liz Truss, recibe muchas críticas por sus mechas y por el color de su pelo, junto a los análisis de sus opiniones políticas.

La experiencia masculina

Pero los hombres tampoco están exentos de ser juzgados por su pelo. Un productor le dijo al ex futbolista internacional Pat Nevin que, si no resolvía el problema con sus entradas, no iba a tener éxito en su incipiente carrera como presentador deportivo. El actor James Nesbitt confesó que le preocupaba dejar de recibir oportunidades de trabajo, por culpa de sus entradas. Y un video en TikTok que se burlaba de la calvicie del príncipe William fue visto millones de veces, justo durante el luto por la muerte de la reina Isabel II. Por lo tanto, parece que la sociedad no solo juzga a las mujeres en ese sentido. Hoy en día los hombres también son blanco de burlas por culpa de su calvicie. ¿Por qué el pelo atrae tantos comentarios tóxicos?

Importancia cultural

La gente suele burlarse de lo que produce temor, y no cabe duda de que la gente le teme a la caída del cabello. Y eso no es de extrañar, porque el cabello ha desempeñado un importante papel, en todas las culturas y desde los tiempos más remotos. Tanto en los hombres como en las mujeres, una cabellera fuerte y sana siempre ha reflejado fuerza, poder y atractivo. Por lo tanto, es comprensible que perder el cabello se sienta como perder todas esas cosas. Perder el cabello es una indicación de que estamos envejeciendo, y eso no es nada bueno, teniendo en cuenta que nuestra sociedad le rinde tanto culto a la juventud. Es comprensible que la pérdida capilar genere una sensación de vergüenza. Gershen Kaufman, autor de The Psychology of Shame (La psicología de la vergüenza), lo explica así: “Envejecer genera una vergüenza tremenda, sobre todo en una cultura como la nuestra, que sobrevalora la juventud”.

Si lo vemos desde esa perspectiva, se nos hace más fácil entender por qué la caída del cabello puede generar ansiedad y problemas de autoestima. No es exagerado decir que puede destruir carreras y relaciones.

Los que trabajan en el negocio de la restauración capilar ya lo saben. Han escuchado las historias de desesperación de innumerables personas, pero también han visto la transformación que pueden ofrecer los tratamientos de restauración capilar, una transformación que va más allá de cualquier cambio físico o estético. El tratamiento de restauración capilar no solo repara el cabello: también puede reparar nuestra autoestima. Después del tratamiento, muchas personas empiezan a tomar una actitud totalmente diferente ante la vida. Dos frases dominan los comentarios de los pacientes de Vinci Hair Clinic: “Es la mejor decisión que he tomado” y “ojalá lo hubiese hecho antes”.

Conclusión

La sociedad sigue juzgando a las mujeres por el estado de su cabellera, pero como hemos visto, los hombres tampoco escapan de esa situación. Por eso la calvicie puede afectarnos a un nivel tan profundo, causando problemas que van mucho más allá de la estética. Es por esa razón que la restauración capilar se reconoce cada vez más como un tratamiento de salud.

Si te preocupa la caída o el debilitamiento de tu cabello, deberías consultar a un experto lo antes posible. Tal vez no tengas ningún problema grave, porque es normal que se nos caiga cierta cantidad de pelo todos los días. Sin embargo, si tienes un problema serio, cuanto antes tomes medidas, mejor. Vinci Hair Clinic puede ayudarte. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos. ¡Ponte en contacto y reserva tu cita hoy mismo!